Entradas

la carne de la lengua

Imagen
  ¿qué? la carne de la lengua es un taller de escrituras (y lecturas) poéticas creativas que gira en torno a una pequeña (gigante) provocación: la poesía es el único género literario y artístico. un taller para buscar la palabra precisa que delate a la carne y poder usarla en todo tipo de producción escritural. en ocho sesiones, de dos horas cada una, diseccionaremos textos estudiando la escritura en diferentes medios como cartas, poemas, artículos, ensayos personales, poemas visuales y otros que se resisten a cualquier forma de clasificación. escribiremos experimentando con lenguajes y formas para abrir vetas y descubrir la individualidad en el trabajo escritural. practicaremos la reescritura y la traducción del español al español. veremos, también, cómo la lectura es la forma más efectiva de escritura creativa. ¿para quién? para cualquier persona, mayor de edad (sin límites hacia el infinito) que quiera explorar la escritura como un oficio creativo del cuerpo.   ¿quién?

Las escrituras del cuerpo

Imagen
 Escrito con mi piel, 2022

Escribir con el cuerpo

Imagen
el cuerpo escribe las escrituras del cuerpo cuerpos que cuentan febrero, 2022

La orfandad se carga de amor, ¿cuántas Genovevas?

Imagen
    En mayo del 2014 leí por primera vez la novela de Giovanna Rivero, 98 segundos sin sombra, publicada por la Editorial El Cuervo. En algún momento del 2016 pensé uno de los artistas que más admiro, el cineasta Juan Pablo Richter, podría amar el libro tanto como yo. Hace un par de días, casi al final del 2021, vi por segunda vez el resultado de ese amor: 98 segundos sin sombra , la película.   Últimamente estoy muy obsesionada con las reescrituras y las relecturas. Pienso que es posible que sean lo mismo, que cuando relees algo, lo estás reescribiendo en tu cabeza, y viceversa. Y si creemos que todo está escrito ya, la única posibilidad es la reescritura o la traducción. Por lo tanto, reescribir una novela en el lenguaje del cine, me parece un acto de profunda honestidad. Y obsesión, también de obsesión.   Ese 2014 escribí un texto con algunas claves de mi lectura de la novela y no incluí algo que ya pensaba en ese momento y que ahora, después de mis relecturas (litera

Escribir los ojos de la muerte. Un texto sobre un texto, un rezo, un canto. (Sobre Vendrá la muerte y tendrá tus ojos, de Magela Baudoin)

Imagen
  Nunca antes había leído así a Magela Baudoin. *** Comencé Vendrá la muerte y tendrá tus ojos (Plural, 2021) en un día de sol, transitando el camino a ver el mar, sintiendo mucho calor, humedad y un nudo que me oprimía el pecho. Venía de varias semanas sin poder abrir un libro porque las cosas prácticas y terrenales de la vida, como mudarse de país, conseguir una casa o inscribirse a un sistema nacional de impuestos, me tenían alerta, sin poder dormir ni ocuparme de cosas verdaderamente importantes como leer. * Como quien toma una medicina que sabe que le hará bien, me obligué a entrar a la primera historia de este libro: “Solo vuelo en tu caída”. Hasta ahora, momento en que escribo estas líneas, no consigo entender qué es lo que hizo Magela o cómo me golpeó con este cuento. Es cierto, acabo de dejar a mi familia y mis hermanos son sencillamente lo más importante que tengo, pero aun racionalizando aquello, no puedo identificar las gotas en la inconmensurable profundidad de